Blog

Musica para estudiar y motivarse

Música en Youtube

La motivación puede ser a veces más difícil de encontrar. Está directamente relacionada con muchos factores de nuestro entorno y es el núcleo de nuestros objetivos. Siempre que actúes, te involucres en un proceso, escribas un ensayo o participes en clases, la motivación es la que te hace seguir adelante.

Cuando tu vida está tan abarrotada, es difícil encontrar el tiempo necesario para hacer todo lo que quieres, así que tienes que priorizar. Estudiar y formarse es muy importante hoy en día, sobre todo porque se ha vuelto muy accesible hacerlo, gracias a los avances de la tecnología. Pero aunque algunos gadgets pueden facilitarte la vida, hay que fomentar y encontrar la motivación.

La música es una buena herramienta que puede ayudarte a encontrar tu motivación para el estudio, especialmente si escuchas canciones que te den energía. Aquí hemos reunido una lista de canciones de hip hop para estudiantes que desatarán su motivación.

Empecemos esta lista con una canción chill y tranquila, pero con una letra tan potente. I believe I can fly puede ser vista como anticuada por muchos jóvenes y estudiantes, pero aunque fue lanzada en 1996, puede desatar tu motivación. Si te encuentras en un momento de desmotivación, de falta de creatividad o simplemente experimentas un bloqueo del escritor, probablemente hayas considerado la posibilidad de obtener ayuda para escribir un ensayo. La falta de motivación puede hacerte creer que no puedes investigar, escribir y alcanzar tus objetivos. Muchos estudiantes se ven tentados a buscar un servicio de escritura de ensayos para escribir mi ensayo. Así que, ¿por qué no comprar este ensayo ahora y disfrutar de un momento de paz para encontrar tu motivación con R.Kelly?

Canciones Vibe

La adquisición de habilidades musicales requiere un esfuerzo sostenido durante largos periodos de tiempo. Este trabajo pretende explorar las variables implicadas en el mantenimiento de la motivación en los estudiantes de música, incluyendo las percepciones sobre las propias habilidades, la satisfacción con los logros, el esfuerzo, la importancia de la música en la vida y la percepción del sacrificio realizado. Se desarrollaron dos modelos en los que se incluyó la variable de la gratitud para integrar la psicología positiva en el ámbito motivacional de la educación musical. El primero predice el esfuerzo, mientras que el segundo predice la gratitud. Los modelos se probaron con una muestra de 84 estudiantes de música. Ambos modelos se ajustaron mediante técnicas de análisis bayesiano para examinar la relación entre las variables y mostraron una adecuada bondad de ajuste. Estos modelos destacan el papel de la cognición y la motivación en la educación musical y, más concretamente, la relación entre el esfuerzo y la gratitud.

La formación musical ha cobrado recientemente un creciente interés en el campo de la cognición humana, concretamente en lo que respecta a sus efectos positivos en el desarrollo del cerebro. Este estudio pretende explorar los procesos cognitivos implicados en la educación musical. Según Cogdill (2015), tener un fuerte autoconcepto musical es un componente crucial para que los estudiantes tengan la motivación de persistir con la música. Los músicos dedican gran parte de su vida al aprendizaje de una variada gama de conocimientos musicales, como la comprensión de símbolos, las reglas del lenguaje, la interpretación a través del canto o de un instrumento y la coordinación de los sentidos, tanto cognitivos como físicos; una práctica tan extensa tiene un alto coste asociado. Sin embargo, quienes consideran la música como una parte fundamental de sus vidas convierten su faceta musical en un estilo de vida, profesión o pasión con un alto nivel de compromiso. En muchos casos, los beneficios de ser músico no son tangibles, sobre todo porque la remuneración no siempre está asegurada. Sin embargo, los músicos siguen invirtiendo mucho esfuerzo y tiempo en su formación musical. Por este motivo, se considera que los procesos cognitivos están implicados en el proceso de convertirse en músico.

Música de motivación para estudiantes

Aunque prefiramos diferentes géneros de música de concentración, todos estamos de acuerdo en que la lista de reproducción adecuada tiene la capacidad mágica de aumentar la concentración. Nos permite concentrarnos, ahogar las distracciones y concentrarnos en la tarea que tenemos entre manos. Ahora bien, puede que te preguntes: ¿significa esto que podemos elevar la potencia cerebral y la creatividad con la música adecuada?

No es ningún secreto que la música activa las más diversas redes del cerebro humano. Las investigaciones han demostrado incluso que las personas con TDAH se concentran mejor con la música adecuada. Ahora imagina las posibilidades que estudiantes como tú pueden desbloquear con la música de concentración.

A nivel básico, cada canción está compuesta en una tonalidad mayor o menor. Las canciones pop, por ejemplo, suelen estar compuestas por notas mayores como Do mayor y Sol mayor. En el otro lado del espectro, encontrarás sus homólogas menores La menor y Mi menor.

¿Por qué es importante todo esto? Bueno, un estudio de la Universidad de Connecticut descubrió que la tonalidad de la música en la que te concentras puede influir en tu rendimiento al escucharla. Los estudiantes universitarios que escuchaban música en modo mayor eran capaces de completar tareas más rápidamente que los que escuchaban música en modo menor.

Música de motivación

Se ha demostrado científicamente que la música ayuda a concentrarse, pero ¿cuál es la mejor música para estudiar? Echa un vistazo a algunos de estos consejos para aprender a compilar la mejor lista de reproducción para estudiar según tu estilo y personalidad.

Cuando se trata de estudiar, no toda la música es igual. Los investigadores descubrieron que la mejor música para la concentración -independientemente del género- tenía un ritmo consistente con un pulso constante y repetitivo, y se reproducía a niveles de «cafetería» (es decir, lo suficientemente alto como para escuchar pero lo suficientemente bajo como para mantener una conversación).

La teoría que relacionó por primera vez la música con la concentración se denominó «efecto Mozart». Dado que ese estudio se centró en la música clásica, muchos estudiantes asumen que este género es el que debe sonar durante las sesiones de estudio. Sin embargo, la investigación sobre el «Efecto Borrón» descubrió que escuchar música agradable tenía un mayor impacto en el Efecto Mozart, independientemente del tipo. En esencia, se comprobó que los estudiantes que escuchaban música que les gustaba se concentraban más eficazmente. Teniendo esto en cuenta, no te sientas obligado a poner los clásicos en tu lista de reproducción para estudiar. En lugar de eso, llena tu lista con música y géneros que te gusten.