Noticias

Es bueno estudiar con musica

Música y memoria: efectos de escuchar música mientras se estudia en estudiantes universitarios

Decidir si estudiar en silencio o mientras se escucha música es en gran medida una cuestión de preferencia personal. Sin embargo, quizá le interese saber que hay numerosos beneficios asociados a esta última opción. Por ejemplo, estudiar escuchando música se asocia a una mayor concentración, a una disminución del aburrimiento y a un menor nivel de estrés, entre otros beneficios, según la revista 1883.

Sin embargo, al igual que ciertos tipos de chocolate combinan mejor con ciertos tipos de café, algunos géneros de música son más propicios para el estudio (y la preparación de exámenes) que otros. A continuación, te mostramos algunos aspectos que deberás tener en cuenta a la hora de preparar tu próximo estudio.

¿Alguna vez has escuchado una canción que te encantaba cuando eras adolescente y tu mente se ha transportado a una fecha y hora concretas en las que esa canción sonaba de fondo? También es probable que hayas experimentado lo que se siente al escuchar una canción que no has oído en años, sólo para darte cuenta de que todavía recuerdas toda la letra. Puede que haya una razón para ello, ya que LSTN Sound Co. informa de que nuestros cerebros están «conectados a la música con la memoria a largo plazo», citando estudios que han demostrado que la memoria musical se almacena en una parte del cerebro que no se ve afectada por formas de demencia o enfermedad de Alzheimer.

¿Es bueno escuchar música mientras se estudia?

A casi todos los estudiantes se les acusa en algún momento de estar ociosos escuchando música en lugar de trabajar duro en una tarea. Las protestas infundadas de que la música les ayuda a ponerse en el estado de ánimo adecuado para concentrarse suelen caer en saco roto.

Y en lo que respecta al estudio autoguiado, tanto si se estudia para aprobar los exámenes CFA como si se trabaja para obtener otras cualificaciones, hay que explorar todas las ventajas que se puedan dar. Si es posible ayudarse a sí mismo a estudiar con más eficacia y ser más productivo al hacerlo escuchando música, entonces es algo que seguramente querrá conocer.

Algunas personas confían en escuchar música mientras estudian o trabajan, y están seguras de que les ayuda a captar y recordar nueva información, así como a concentrarse y ser productivos durante más tiempo.

En el otro bando están los que prefieren trabajar en silencio, o lo más cerca posible del silencio. Para algunas personas los ruidos, incluida la música, pueden ser una distracción que les aleja de la tarea que están realizando. ¿Pero quién tiene razón?

Escuchar música mientras se estudia la redacción

Seguro que has oído que la música clásica es buena para estudiar, hacer exámenes y realizar trabajos creativos. Esta idea tiene su origen en el «Efecto Mozart», un término acuñado en 1993 cuando los científicos descubrieron que escuchar la Sonata de Mozart durante 10 minutos mejoraba la capacidad de razonamiento espacial, un tipo concreto de inteligencia que implica visualizar y manipular imágenes en el cerebro.  Sin embargo, los resultados de ese estudio de 1993 se exageraron y la música clásica se convirtió en sinónimo de inteligencia: tan sinónimo, de hecho, que en 1998 el entonces gobernador de Georgia, Zell Miller, propuso enviar una cinta de cassette de música clásica a todos los bebés nacidos en el estado, de forma gratuita, para que se volvieran inteligentes.  Aunque el Efecto Mozart ha quedado más o menos desacreditado desde entonces, algunos expertos siguen sosteniendo que la música puede ofrecer otros beneficios a nuestro cerebro: concentración y productividad.  Más información: Cómo crear la mejor lista de reproducción para hacer ejercicio

¿Cómo puede la música ayudarnos a concentrarnos? Considere estas razones por las que la música puede ayudarle a avanzar en su lista de tareas:  Provoca emociones positivas: Las personas tienden a ser más productivas y eficientes cuando están contentas (investigaciones recientes lo confirman), y el tipo de música adecuado puede animarte. De hecho, las personas que escuchan música son más felices que las que no la escuchan: A veces, el trabajo y la vida son monótonos. Si te sientes aburrido, una melodía alegre puede hacer que las tareas aburridas parezcan más atractivas.  Ahoga otros ruidos: Si alguna vez has trabajado en una cafetería o en una oficina de planta abierta, probablemente te hayan puesto los pelos de punta los sonidos de alguien que se moquea o arrastra los pies. Escuchar música, sobre todo a través de unos buenos auriculares, puede ahogar los ruidos que distraen:  La mejor música en streaming: Spotify, Apple Music y más, comparado Si no soportas los sonidos de tu entorno de trabajo, utiliza la música para ahogarlos.

¿Es bueno estudiar con auriculares?

Los exámenes de 11 y 12 años se acercan rápidamente. Los adolescentes de toda Australia se encierran para su último esfuerzo de estudio y revisión. Con la cabeza gacha y los auriculares puestos. ¿Cuál es su banda sonora de estudio? ¿Pop? ¿Clásica? ¿Sonidos ambientales de ballenas?

Hay toda una industria orientada a la «música para el cerebro». Spotify, iTunes, YouTube y mozarteffect.com (de la que hablaremos más adelante) ofrecen «bandas sonoras de repaso» y «música de concentración» que se pueden escuchar o descargar. Sus cuerdas relajantes, «ondas alfa» o ritmos binaurales prometen a los estudiantes una mayor concentración, relajación y potencia cerebral.

Sin embargo, si te atreves a cuestionar si escuchar música puede ser… ejem… una distracción para el estudio de tu hijo adolescente, es muy probable que recibas gritos de indignación e incredulidad. «¡Pero si me ayuda a concentrarme!», insisten, «me calma», «me ayuda a estudiar durante más tiempo».

La música es una parte importante de la vida de los adolescentes. Está profundamente conectada con su lenguaje, sus emociones y su identidad en desarrollo. Los neurólogos han confirmado que la música con la que nos relacionamos en la adolescencia tiene un mayor control sobre nuestras emociones y nuestra memoria que la música que disfrutamos en cualquier otro periodo de nuestra vida.